.o0 Definición esotérica de Espacio por Alice A. Bailey 0o.


La energía es ya considerada como todo lo que ES; la manifestación es manifestación de un mar de energías, con algunas de las cuales se construyen las formas, otras constituyen el medio en que viven, se mueven y tienen su ser dichas formas, y aun otras animan tanto a las formas como a su medio ambiente sustancial. Debe recordarse también que las formas existen dentro de las formas.

Cuando nos hallamos en una habitación, somos una forma dentro de otra forma; esa habitación es una forma dentro de otra que es la casa, y ésta a su vez es similar a otras casas, colocadas unas sobre otras o al lado de otras, y juntas constituyen una forma mayor. Sin embargo, estas diversas formas están compuestas de sustancia tangible que ‑ al ser coordinadas y reunidas por algún canon o idea reconocida en la mente de algún pensador ‑ crea una forma material. Esta sustancia intangible está compuesta de energías vivien­tes que vibran en estrecha relación; no obstante, tiene su propia cualidad y vida cualificada.

Sería útil señalar que todo el universo es etérico y vital por naturaleza, y de una extensión que excede las cifras astronómicas, y está fuera de la comprensión de la mente más aguda de la época, si esta afirmación tiene sentido. Esta extensión no es calculable ni siquiera en términos de años luz; dicha zona etérico cósmica es campo de incontables energías y base de todas las computaciones astrológicas; es el escenario de todos los cielos históricos ‑ cósmicos, del sistema y planetarios ‑ y está relacionada con las constela­ciones, los mundos de los soles, las estrellas más distantes y los numerosos universos conocidos, como también con nuestro propio sistema solar, los innumerables planetas y con este planeta sobre el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, así como también con la forma más ínfima de vida, conocida por la ciencia y comprendida por ese término sin sentido: “átomo”. Todo existe en el Espacio, el cual es etérico por naturaleza, y según dice la ciencia esotérica, el Espacio es una Entidad. La gloria del hombre reside en el hecho de que es consciente del Espacio y puede imaginar dicho espacio como el campo de la actividad viviente divina, plena de formas inteligentes y activas, cada una ubicada en el cuerpo etérico de esta Entidad desconocida, y todas relacionadas mutuamente por medio del poder, que no sólo mantiene su existencia sino que conserva su posición en relación con las demás; cada una de estas formas diferenciadas posee, no obstante, su propia vida diferen­ciada, su propia y excepcional cualidad o colorido integral y su propia específica y peculiar forma de conciencia.

El cuerpo etérico ‑vasto y desconocido, en cuanto a su extensión‑ es de naturaleza ilimitada, y de capacidad estática, hablando comparativamente; conserva una forma fija de la que nada sabemos, la forma etérica de la Entidad desconocida. A esta forma la ciencia esotérica le da el nombre de ESPACIO; es la zona fija donde toda forma, desde un universo hasta un átomo, encuentra su ubicación.

Fuente->Alice A. Bailey->”Reflexionen sobre esto”

A continuación, bajo estas líneas, facilito una conferencia grabada en video del esoterista barcelonés Vicente Beltran Anglada en donde se habla del “espacio” como una entidad:

 

Acerca de tashivasudeva

.o0 En la red y fuera de ella nos podemos agrupar personas interesadas en implementar una (r) Evolución Interior ( Psicológica – Ética y Transpersonal_Transmental_Translingüística) unida a una (r)Evolución exterior (Política-Social-Económica-Artística y Educativa). Podemos trabajar en asamblea y en red desarrollando la conciencia grupal-etnocéntrica y actuar localmente teniendo en cuenta que la realidad se puede interpretar como holónica, fractal e interdependiente… así, lo que sucede localmente repercute globalmente. Podemos tener en cuenta que si somos librepensadoras y librepensadores vamos a tener puntos de discrepancia en nuestros posicionamientos… esto no debe asustarnos sino que es una oportunidad estimulante para desarrollar la empatía con el fin de permitirnos ensanchar y ampliar nuestro punto de vista sobre QUE hacer en la (r)Evolución Integral como primer punto… COMO hacerlo como segundo punto y pasar a la ACCIÓN como tercer punto. Cuando hay discrepancias es debido a que un@ defiende una TESIS y otr@ una ANTITESIS pero si somos lo suficientemente perspicaces y empátic@s, entre la TESIS (blanco) y la ANTITESIS (negro) podemos lograr una SÍNTESIS (gris) que integre las dos perspectivas aparentemente contrapuestas. También vamos a encontrar mucha Sinergia gracias a los puntos de Consenso-Unidad entre nosotr@s... Esto nos facilita muchísimo el trabajo en grupo. Cuando se da consenso sobre QUE hacer y COMO hacerlo… la implementación de la propuesta tiene la fuerza-energía y el apoyo de todo el grupo, esto permite derribar fácilmente los obstáculos que puedan aparecer en el intento de llevar a la praxis una idea consensuada. Asi pues podemos trabajar con los pies en la tierra encontrando nuestro ritmo y grado de compromiso con el Ideal implementable … balanceando y gesionando nuestra Libertad y nuestra Unidad en relación con nuestro grupo de afinidad en esta (r) Evolución inevitable. Tenemos una capacidad muy amplia de incidir en el medio… esto es poder y responsabilidad… No votamos cada cuatro años… cada pensamiento, palabra y acción que realizamos a cada segundo está construyendo nuestra realidad matizando los Campos Morfogenéticos de energía Evolutiva o Involutiva… cada vez que movemos el dinero votamos alimentando a la Involución o a la (r) Evolución por esto uno defiende la Banca Ética. Tod@s Junt@s podemos co-crear una transformación que se exteriorice en nuestros aspectos personales (egocéntricos), grupales (etnocéntricos) y universales (mundicentricos) 0o.
Esta entrada fue publicada en Espiritual. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a .o0 Definición esotérica de Espacio por Alice A. Bailey 0o.

  1. EL ESPACIO ES UNA ENTIDAD

    Por Vicente Beltrán Anglada

    Vamos a reanudar nuestras conversaciones esotéricas acerca de la magia organizada. Este término magia organizada puede parecer un poco distante de nuestras concepciones corrientes acerca de la magia, sin embargo no existe otra alocución que la defina de una manera más concreta y objetiva.

    De la misma manera que la creación universal es consecuencia de un Plan organizado, por todas las entidades o centros creadores que pueblan el universo, así la magia se convierte en el instrumento de creación de todo tipo de entidad. La creación atañe a todo centro de conciencia, sea el Señor de una galaxia o aquella minúscula conciencia que forma la vida de un átomo. La creación es simplemente la evolución del espíritu a través de las formas.

    Como ya he dicho en otras oportunidades hay tres sentencias de la magia que deben ser observadas muy atentamente. Por ejemplo, esta alocución de que “el espacio es una entidad” que aparentemente viene teñida de algo misterioso que no puede captar nuestra mente, ni aún nuestra intuición. Después existe aquella otra alocución de que “toda creación es una obra mágica” y que su expresión más concreta e intelectual para utilización del esoterista, es aquella máxima de que “la energía sigue al pensamiento”. Vamos a analizar algo más concreta y quizás más profundamente esta alocución de que “el espacio es una entidad”.

    ¿Por qué el espacio es una entidad? Porque existe una conciencia en cada uno de los repliegues del espacio que le hace asequible a todas las respuestas que surgen de no importa qué centro de conciencia creador. Esta increíble capacidad de respuesta obedece a una conciencia que es inherente al propio espacio. Y el espacio, siendo como es multidimensional y multimolecular, es de unas características misteriosas para cuya comprensión se precisa una gran dosis de intuición. De todas maneras, todos sabemos debido a los estudios esotéricos que hemos realizado, que existen aquellas entidades que llamamos “los moradores del espacio” que son fundamentalmente los creadores del éter, son el propio éter. Y todo centro creador está utilizando éter en cada una de sus creaciones. Por ejemplo, nuestro sistema solar utiliza en el seno del espacio siete tipos fundamentales de éter, cada uno de estos éteres constituye un plano de la naturaleza o un cuerpo objetivo o subjetivo del Señor Solar. Cada uno de estos planos está regido por una entidad del espacio que esotéricamente llamamos Mahadeva o bien en términos cristianos, un Arcángel. Los Mahadevas y los ángeles en todas sus huestes y jerarquía constituyen la entidad espacio. Sin embargo el espacio es tan incluyente que contiene todas las creaciones posibles dentro de su absoluto marco de expresión.

    Así, cuando hablamos de la magia, hablamos siempre de la relación: centro de conciencia espacio. El espacio es el punto de aplicación de las fuerzas para las entidades creadoras y cada una de esas entidades absorbe del espacio, si podemos decirlo así, aquella calidad y cantidad de éter que precisa para llevar adelante su plan de manifestación.

    Aparentemente el espacio no contiene nada. ¿Qué existe entre ustedes y yo? Sin embargo ustedes me oyen, me ven; yo también los oigo a ustedes y los veo. ¿Qué hay entonces? Hay un espacio que está lleno de una sustancia inteligente, que tiene la misión de relacionar los centros de creación con el éter, con la calidad del éter que constituye en su magnitud y profundidad, el espacio que contiene todas las infinitas creaciones. Podríamos decir que dentro del espacio se origina el milagro de la creación y que la creación siempre es un acto de conciencia. Cuando la entidad consciente tiene una gran magnitud como en el caso de los Logos creadores, el espacio es, absorbido en mayor cantidad, que lo es cuando se está manifestando un ser humano y menos todavía cuando se está manifestando un elemento químico o un simple átomo de materia. Sin embargo el proceso siempre es el mismo. El centro de creación se manifiesta siempre como un llamado invocativo; el llamado invocativo surge siempre de una intención, y cuando la intención no existe porque no existen capacidades de conciencia, es el deseo el que utiliza su fuerza, su poder, para herir con la espada de su juicio (o de su no juicio) las entrañas del éter.
    Entonces podríamos decir que todos estamos inmersos en un espacio, y cada uno del espacio que le corresponde, absorbe o va absorbiendo aquella calidad y cantidad de éter que precisa para su propia manifestación. La manifestación de la mente, la manifestación del cuerpo emocional, la manifestación del cuerpo físico, son manifestacio¬nes del éter: el éter que ha sido condicionado por la entidad que constituye un centro de conciencia. Y todos ustedes son creadores, como yo y como todos los seres nacidos, en virtud de que utilizan o bien el deseo o bien la intención, la voluntad o el propósito.

    Entonces en estas conversaciones lo que tratamos de hacer con respecto a la magia organizada es que seamos conscientes de nuestras propias creaciones y que utilicemos la voluntad y no el deseo para llevar adelante nuestro plan o nuestros proyectos de perfección. No podemos olvidar ni debemos hacerlo que somos responsables de nuestra propia vida, no sólo porque corresponde a la evolución de una Mónada que utiliza un Ego, el cual utiliza un triple vehículo de manifestación , sino porque tenemos el deber de crear para sustentar de una manera perfecta la gloria de la creación. Así, si se les dice a ustedes por ejemplo, que cuando están pensando están rasgando los éteres, que los ponen incandescentes por la fricción del fuego de la personalidad y que este fuego es revertido en bien o en mal de la humanidad en el ambiente circundante, quizás tendrán una idea de lo que implica la responsabilidad de la propia creación.

    Estoy seguro de que estoy hablando a un público inteligente, que está deseando intensamente realizar en su vida algo realmente importante. La importancia de lo que les estoy sugiriendo es la creación, la modificación de sus propios estados de conciencia: que su conciencia no sea hoy la de ayer y que mañana no sea la de hoy, lo cual implica que ustedes deben estar constantemente renovándose, que ustedes estén continuamente creando, poniéndose en contacto con el éter, utilizando el éter conscientemente.

    Cuando sepamos más acerca de la obra creadora y de cómo estamos condicionados por las creaciones que nos vienen “importadas”, sea de los astros, sea de entidades superiores a nosotros, en que nosotros actuamos casi constantemente como pequeños robots mecánicos, sin voluntad de reacción, porque no sabemos exactamente lo que sucede en nuestro campo psicológico, entonces quizás nos decidamos a abrir más profundamente las compuertas de la conciencia, a penetrar en sus fondos, en sus lugares más profundos y contemplar expectantes qué es lo que sucede allí y por qué ustedes están condicionados por el ambiente y no son capaces de reaccionar contra ese ambiente, o a favor del ambiente o para modificar el ambiente de una manera creadora. Esto es lo que trata de hacer y no siempre lo consigue, el aspirante espiritual de nuestros días. Cuando hablamos de discípulos, cuando hablamos de personas integradas, vemos que en ellos se realiza un prodigio: es el prodigio de la creación consciente. Pueden utilizar los agentes dévicos del espacio a voluntad para crear ciertas oportunidades manifiestas en el ambiente circun¬dante y al propio tiempo se están liberando de todas las fuerzas oponentes del ambiente, el que condiciona todas nuestras actitudes.

    Cuando estamos entrando ya en ciertas áreas de conocimiento esotérico y vemos asombrados la cantidad de vidas en evolución que se prestan a la observación, en virtud de haber adquirido ciertas facultades como por ejemplo la clarividencia en el mundo mental o la clariaudiencia en este mismo mundo y se observa desde el plano mental la increíble cantidad de vidas ígneas que constituyen los tres mundos dentro de los cuales vivimos, nos movemos y tenemos el ser, entonces apreciamos de una manera casi cierta y concreta, qué es realmente la creación. Se ve una modificación constante en virtud de la evolución de nuestros estados de conciencia. Nos sentimos integrados en otros valores, valores que habitualmente pasan desapercibidos porque no hemos tenido todavía la oportunidad de estar en contacto con esas fuerzas. Y sin embargo esas fuerzas están ahí, están a nuestra disposición.

    Si por ejemplo estamos diciendo, o decimos, o afirmamos que el deseo es una entidad y que el pensamiento es una entidad, ¿por qué entonces no comprendemos perfectamente que el espacio es una entidad?

    ¿Cómo se manifiesta el pensamiento? Se manifiesta por el poder del fuego. ¿Cómo se manifiesta una creación? También por el poder del fuego, el fuego de la mente o el fuego de la voluntad; y nosotros como no tenemos todavía muy evolucionada la conciencia mental, estamos creando en virtud de los señores del deseo; y los señores del deseo que tendrían que ser nuestros servidores, se han convertido en nuestros amos y señores. Y aquí está el gran problema que debe enfrentar el discípulo que ansía crear y hacerlo conscientemente.

    El pensamiento en manos del espiritista, ¿cómo se utiliza a veces sin darse cuenta de que existen entidades? ¿Cómo manifiesta esta fuerza, este ser que todavía no ha comprendido el valor augusto de la mente? Simplemente por contactos emocionales del cual el pensamiento es solamente una pequeña ráfaga que asciende, y esto es lo único que tiene en este caso para observar aquello que sucede en los mundos invisibles, aquello que constituye el éter del espacio en donde estamos integrados o estamos integrándonos constantemente.

    De ahí que la razón del porqué estemos tratando de estudiar la magia desde un punto de vista tan científico e intelectual como sea posible: la posibilidad de que en la comprensión tengamos una luz dentro de la conciencia que nos ilumine en los hilos de la creación y que veamos hasta qué punto somos condicionados por las creaciones existentes, creaciones ya existentes en virtud de la actividad de otros centros de conciencia creadores que no somos nosotros.

    Sabiendo por ley, por orden, por principio y por la propia ley cíclica que tenemos el deber de integrarnos en valores conscientes, y hacerlo cuanto más pronto mejor, si existe en nosotros verdaderamente el deseo de aliviar las necesidades del mundo.

    Hemos tratado muy extensamente el tema de los egregores, el tema de las formas psíquicas que hemos ido creando a través del tiempo. Sin embargo existe una apatía, un dejar hacer que las cosas vayan sucediendo según sea la ley del tiempo y esto no es como dije anteriormente, para el discípulo que está integrándose en valores conscien¬tes dentro de su propia vida psicológica; porque sabe, comprende y ha verificado el experimento de que al ser condicionado pierde de vista el Sendero espiritual.

    Por grande que sea el intelecto de una persona y su grado de conocimientos, si no tiene una fuerza consciente que lo lleve adelante tratando de determinar el conglomerado de pensamientos y de deseos que lo circundan, no realizará gran cosa en la vida, sino que estará condicionado su accionar al accionar de los demás. ¿Qué sucede en el mundo? Analicemos fría y serenamente. Veremos que somos reproducciones o copias de las actitudes de los demás, y esto se aprecia mucho en la juventud, porque la juventud está trabajando muy activamente sobre el cuerpo emocional, y por lo tanto, es ahí donde se origina la copia, el deseo de imitar. Lo vemos por doquier. Cuando realmente lo que hay que hacer es adquirir el valor de la propia personalidad creadora, es decir, de aquel ser íntegro y singular que somos nosotros mismos. Llegar a este punto, comprender la manipulación de aquéllos que están en el espacio tratando de condicionarnos y, a la vez, tratar de apropiarnos del espacio aquella cantidad de éter que se precisa para realizar algún tipo de creación.

    Aparentemente es difícil, pero esta comprensión y el valor de la voluntad que surge de este proceso, será la clave que regirá toda nuestra vida si realmente ansiamos establecer dentro de nosotros esta actividad creadora. Es decir, que la creatividad empieza con la propia singularidad, el hecho de ser singulares, el hecho de utilizar la voluntad como palanca de acción que ha de regir toda nuestra conducta psicológica es la base de la evolución, es la base de la magia organizada. Pero como digo, hay una fatal tendencia a la imitación, a hacer aquello que hacen los demás, a apropiarse de las palabras, actitudes y modos de ser de las personas a las cuales rendimos reverencia o creemos, superiores a nosotros. Y ese es el primer pecado con el cual tiene que luchar el esoterista, porque la imitación sólo conduce de una manera taxativa, al aniquilamiento de la propia personalidad creadora.

    Hemos llegado a un punto, dentro de la órbita de nuestras conversaciones, en las cuales se impone una comprensión cada vez más clara y precisa de lo que es el espacio. El espacio, es decir aquello dentro del cual estamos inmersos, y dentro del cual vamos apropiándonos de aquello que necesitamos para la propia evolución. Los moradores del espacio que son el espacio, constituyen el espacio y las reacciones del espacio a toda actividad creadora deben ser reconocidos de una manera clara y neta, pues constituye esta comprensión y la experiencia que nace de esta comprensión, una de las premisas que conducen a la Iniciación. Ningún discípulo pasará el camino iniciático si anteriormente no ha establecido contacto con los moradores del espacio y ha comprendido en virtud de este contacto, que existen fuerzas que él puede utilizar y que por el contrario debe tratar de no ser utilizado por ellas, porque esto constituye una paralización del proceso vital que tiene como consecuencia la perfección humana.

    Todo esto que estamos diciendo quizás lo hemos dicho en otras ocasiones, quizás ustedes ya lo saben por otros conductos o quizás nunca han oído hablar de ello. Sin embargo, hay algo que es realmente importante: es el darse cuenta hasta qué punto esta¬mos condicionados psicológicamente y cuál es el punto de conflicto del que surge este acondicionamiento. Si nos damos cuenta de esto, sin darnos cuenta estamos estableciendo orden y poder sobre aquellas entidades que constituyen el pensamiento, sobre aquellas entidades que constituyen el deseo.

    El pensamiento si no fuese una entidad seria fácilmente dominable, bastaría dejar de pensar para que el pensamiento desapareciese; pero esto no es posible porque el pensamiento se resiste porque es una entidad, que utiliza sustancia etérica para manifestarse en la mente. Y nosotros vemos los pensamientos que van y vienen sin poder tener la facultad de decir: “¡Para ahí!”, sino que continúa el proceso de una forma organizada, tan bien organizada que no existe conciencia actualmente en los seres corrientes, de que existe masificación de orden psíquico y mental.

    Todo lo cual significa por otra parte, de que estamos siguiendo las impresiones que siguieron nuestros antepasados, nuestros antepasados de la línea corriente de la psicología. Para darnos cuenta también, de que actualmente que todo va cambiando y nuestro consciente estará al mismo nivel de antaño: el de la condición y de la condición nace la perversión , la condición de la conciencia que nos impide actuar ante una situación, sea la situación que fuese. Porque de una u otra manera esta condición nos obliga a actitudes que a veces rechazamos, pero que una fuerza misteriosa de esta inmensa maquinaria psicológica que hemos creado nos impulsa a realizar. Es decir, de alguna manera más intelectual. lo que decía Pablo de Tarso: “Yo veo que mis miembros tienen que ir en esta dirección, pero fatalmente van hacia esta otra” ¿Por qué esto es así? Porque el deseo es una entidad, porque el pensamiento es una entidad y porque la composición de esas entidades, por compuestos moleculares, constituyen en esencia la sustancia que constituyen nuestros cuerpos: el físico denso, el etérico, el astral y el mental, llegando así, a un estado de desolación, porque dándonos cuenta del proceso somos incapaces de evitarlo.

    Ahí está la dificultad que asalta constantemente la vida del aspirante espiritual, la vida del discípulo. Y dáos cuenta también que al ser creadores, o al darnos cuenta de que podemos ser creadores, surge automáticamente aquella característica que es importante en nosotros, que es el tener en la conciencia, de que estamos regresando a un punto del cual tendríamos que haber salido hace años, quizás siglos; porque la vida del hombre en el planeta es muy extensa y a partir de esta vida tan extensa nos encontramos ante una pared, que difícilmente podremos atravesar, porque la nube de prejuicios y de conciencias en evolución que hemos establecido está ahí delante de nosotros y nos impiden avanzar. ¿No podremos utilizar la magia contra esta pared? ¿Por qué estamos condicionados por la propia pared o por aquellas entidades que han creado la pared?

    Entonces, ¿qué hay que hacer? Yo diría que hay que detenerse y observar: observar el condicionamiento, observar aquello que dificulta la acción, observar si realmente podemos avanzar sin que dentro de nosotros caiga algo, con estrépito de siglos en ruinas; avanzar simplemente, lentamente, dándonos cuenta constantemente de las situaciones. Esto es lo que han preconizado desde tiempos inmemoriales nuestros filósofos y los psicólogos, y los tratadistas dentro del campo psicológico. Es tan fácil y sin embargo no se realiza, porque el camino que va de la singularidad hacia la creación está entorpecido por aquella conciencia, no diría grupal, sino conciencia de masificación, que es una conciencia muy parecida a la conciencia del rebaño, que hace que los animales se junten en grupos, sin conciencia, solamente por el instinto de conservación, y esto pasó hace muchos miles de años.

    Hay que tratar de organizar la vida en términos de singularidad, y esto sólo será posible si estamos atentamente observando el proceso de nuestra vida, observando lo que pensamos, lo que decimos, lo que sentimos, dentro de un cuadro absoluto de valores y tratar, a partir de ahí, de organizar nuestra vida en términos de reorientación: reorientar las actitudes, pensar en términos absolutos, salir constantemente de los condicionamientos del deseo. El deseo es vida, pero luego esta vida ha sido circunscripta dentro de un aspecto netamente emotivo, emocional; y la mente, cuando el pensamiento no se ve, porque la cantidad de elementos y elementales del deseo se han apoderado de nosotros es muy difícil salir triunfantes. Nos sentimos entonces desolados, solos, fríos, sin capacidad de reacción. Podríamos surgir triunfantes de la acción individual, podríamos surgir reforzados en las actitudes, por la comprensión sólo de estas cosas que estamos diciendo: que hay un condicionamiento mental, astral y físico que nos impide ser creadores.

    Creación es un acto de conciencia llevado adelante por medio de la voluntad. Cuando hablamos de Magia Organizada en el planeta hablamos de la Gran Fraternidad Blanca, y si profundizamos más ocultamente dentro de la Gran Fraternidad, creadora de situaciones en el planeta, llegaríamos a penetrar en los santuarios sagrados. Todo esto es la vía de creación abierta al discípulo, pero antes tiene que vencer las entidades que constituyen el deseo, las entidades que constituyen el pensamiento y las entidades que constituyen el instinto, que tanto nos acerca a los animales y que es una propiedad del cuerpo físico.

    Quizás esto lo hayamos dicho infinidad de veces y habrá que repetirlo mucho por la fatal tendencia que tiene el individuo de buscar siempre las líneas de mínima resistencia, de buscar aquello que ofrece seguridades. Tengo que decirles que el mago no puede aceptar seguridad alguna en la vida, porque la seguridad siempre es del dominio de los elementales del fuego, del agua, de la tierra o del aire. Estamos tratando de organizar la vida en forma mágica, entonces debemos trabajar de otra manera y no como lo hemos hecho hasta ahora, y utilizar la voluntad mediante la atención. La atención y la voluntad son la misma cosa. La voluntad es la fuerza madre de la creación, y la atención es una expresión de la voluntad hacia los mundos objetivos. Utilizar la voluntad en la acción siendo conscientes de todas y cada una de nuestras acciones, y seguir después adelante, porque la acción coordinada de la voluntad y de la atención trae como consecuencia el establecimiento del amor. No se puede comprender el amor si no se comprende la voluntad. El amor que conocemos no es el amor real, es el amor del compromiso, el amor que sentimos los seres humanos simplemente por las vías de la seguridad que ofrecen las personalidades. Les hablo de un amor distinto, que es por decirlo de alguna manera, la exaltación suprema de los actos de amor personal.

    Y a partir de aquí entraríamos a establecer un pequeño diálogo que quizás ensancharía el campo de lo que hemos dicho y, al propio tiempo, les daría a ustedes la oportunidad de expresar su propio pensamiento al respecto.

    Pregunta: Podríamos definir esta reunión como un acto mágico, en el cual se realiza cierta creación, cada uno a su nivel, pero, ¿no podríamos nosotros organizar algo más, rompiendo nuestras estructuras, incluso grupales, para tratar de sintetizar una verdad subyacente en cada uno de estos grupos?

    Respuesta: Sí, podría ser. Pero las pruebas y las experiencias van demostrando que si el individuo no ha desarrollado correctamente o convenientemente su propia integridad creadora, o su propia singularidad, lo cual significa que ha establecido contacto con el Ego o Yo Superior, es muy difícil que una simple organización de los individuos en grupos de como resultado el modelo del cual estamos hablando. Esto se puede observar en todos los grupos establecidos en el mundo, porque el propio grupo es una especie de organización que está llevándose a cabo por un cierto número de individuos, y si cada uno de ellos no tiene en sí la propia singularidad, tendrán problemas de adaptación, porque solamente la singularidad puede crear las líneas de la adaptación. De no ser así, lo que haremos será estar mucha gente junta, lo cual no significa que estemos unidos. La unidad siempre surge de la propia singularidad porque la singularidad es creadora, por lo tanto está trabajando a través de motivos internos y profundos, y yo quisiera decir motivos espirituales de alta trascendencia, como podría ser por ejemplo, el trabajar dentro de un ashrama de la Jerarquía o trabajar en grupos influenciados por algún Maestro, que exige desde luego, una evolución psicológica tan profunda, que el individuo necesita alejarse de los demás, por diferencias de opinión, por diferencias de temperamento o simplemente por diferencias personales, y esto haría que se quedasen sin grupo. Pero los grupos como organizaciones han fracasado debido a que se va a los grupos con muy buenas intenciones pero sin haber adquirido todavía aquel tipo de singularidad individual que hace posible el entendimiento en los grupos. ¡Ojalá podamos hacerlo! Quizás las meditaciones que cada cual realiza a su manera y de acuerdo con sus propias convicciones, pueda llegar a un punto en el cual se pueda realizar esta tremenda alquimia que va de la conciencia instintiva a la conciencia personal, y de la conciencia personal a la conciencia espiritual. Cuando se llega a este punto, están los ashramas de la Jerarquía que admiten estas fuerzas, estas personas, estas entidades que han adquirido el suficiente poder. Y naturalmente existen muchos ensayos; todos sabemos que los Maestros están ensayando constan¬temente, tratando de buscar entre los seres humanos aquellos a quienes consideran con justicia preparados para ello. Y será seguramente cuando existan discípulos realmente preparados, en contacto con el Maestro, conocedores de ciertas técnicas y de ciertas leyes de grupo, a cuyo alrededor se junte un grupo, porque hay la suficiente integración espiritual como para considerar que el grupo es un organismo como debe ser, un organis¬mo vivo y no una simple organización dentro de la cual existen tantos y tantos distintos pareceres.

    Pregunta: ¿Qué es la memoria? ¿Hay también memoria emocional, no sólo mental?

    Respuesta: Podríamos decir que la memoria o los recuerdos, no son únicamente patrimonio del cuerpo emocional, cada cuerpo tiene su propia memoria. Cada cuerpo posee un código, un código genético; hay un código genético físico del cual se ocupa la ciencia , un código genético astral y un código genético mental y todos esos códigos son la síntesis de todas las memorias acumuladas allí por efecto de las vivencias del Ego o del Yo Superior. Ahora bien, ¿por qué estos recuerdos se asientan mayormente dentro del cuerpo emocional? Precisamente porque el campo emocional ofrece al individuo, en general, una línea de mínima resistencia hacia la acción, cuesta más pensar que desear. El pensar pensar con mayúsculas exige atención del Pensador, pero se desea sin que uno se dé cuenta, por la percepción a través de los sentidos el Ego desea y por el deseo se aproxi¬ma a las cosas objeto del deseo y allí queda condicionado por un número incalculable de recuerdos emocionales. El código genético al que obedecen cada uno de los cuerpos es el registro de la memoria de todos los compuestos moleculares que han sido utilizados dentro del cuerpo físico, emocional o mental a través del tiempo. ¿Cómo vinieron a parar estas memorias dentro del cuerpo físico, emocional o mental? A través de los Registros Akásicos, los cuales a su vez, se manifiestan a través de los átomos permanen¬tes. Un átomo permanente es realmente el alma del registro, y como estamos implícitos o inscriptos o dentro de un gran átomo permanente que es el Akasa universal, nuestro pequeño átomo permanente absorbe de este Akasa todo cuanto hicimos en él a través de las edades. Así, que dentro del átomo permanente físico están incluidas las vivencias de todas nuestras existencias físicas; dentro del átomo permanente emocional están incluidas y sintetizadas todas las memorias acumuladas en el cuerpo emocional o todos los cuerpos emocionales a través de las edades; y lo mismo ocurre con el átomo permanente mental, es el depósito de todas las memorias acumuladas en el cuerpo mental, una serie de memorias acumuladas a través del tiempo y esta cantidad de memorias acumuladas en el tiempo constituyen nuestra conciencia actual, y a través de esta conciencia o residuos memoriales estamos pensando, sintiendo y actuando. Lo cual nos indica, como decíamos anteriormente, que no somos creadores, que estamos siendo manipulados por la afluencia de recuerdos y no por la fuerza de la intención.

    Entonces, todas las memorias acumuladas en el tiempo tendrán que ceder en cualquier momento de nuestra vida para que surja la integridad creadora, para que surja nuestra propia singularidad. ¿Se dan cuenta cuán fácil es ver lo que es la Magia? Es surgir triunfantes de toda esta nube de recuerdos que nos acompañan desde el principio de los tiempos, desde el principio que empezamos a ser como conciencias. El cuerpo físico es el recipiente de todas las memorias físicas que adquirimos a través del reino mineral, a través dé las vivencias en el reino vegetal tenemos ahora experiencia astral y la vida animal nos dio como consecuencia esta actividad autoconsciente que llamamos el “YO”. Pero todos son recuerdos y ahora tenemos que liquidar los recuerdos para ser creadores y para poder aplicar la magia organizada. Así de claro y sencillo, y así también de difícil, porque resulta difícil vencer la inercia de los recuerdos, sabiendo como sabemos, que cada recuerdo es una entidad o grupo de entidades dévicas, de estos moradores del espacio que constituyen el Akasa o los Registros Akásicos, o la memoria cósmica. La memoria cósmica está dentro del espacio lleno de recuerdos de la experiencia de todos los Logos y de todas las creaciones que existen allí, y nosotros estamos apropiándonos constantemente de las creaciones, que a su vez son creaciones captadas de las creaciones. Así que llega un punto en que el individuo se da cuenta y dice: “Quiero crear por mí mismo, quiero sacudir los recuerdos, el recuerdo a un lado y la conciencia, la intención, en otro”. Y entonces surge a la vida otra manifestación egoica, surge el Ser en su excelsa plenitud creadora, surge nuestra propia entidad, que es la propia singularidad, nos escapamos de la pluralidad, somos nosotros. Ahí está el principio de la magia organizada: ser siempre nosotros en todas las ocasiones, y para ser conscientes en todas las ocasiones hay que estar muy atentos.

    Pregunta: Nosotros formamos parte integrante de este espacio, de este éter que compene¬tra los planos de los cuales incluso estamos formados y constituye nuestra materia, ¿cómo es posible zafarse de esto? ¿Qué ciencia de transmutación es posible aplicar si incluso la voluntad que podríamos llamar a nuestro socorro es parte integrante de este propio maya, de este propio éter que nos envuelve?

    Respuesta: Pero tenemos la capacidad, dentro del éter que nos envuelve, de crear un espacio vacío dentro del cual seamos nosotros. Los Magos utilizan espacios vacíos, es decir, utilizan conscientemente el espacio, un espacio previamente vacío, esto creo que lo hemos dicho en otras ocasiones. Cuando la persona está muy atenta está creando un espacio, y ese espacio constituye una especie de esfera, que será tanto más extensa, cuanto más potente sea nuestra propia intención, o nuestra propia atención en el espacio. No podemos dominar a las fuerzas del espacio si no creamos un espacio vacío y dentro del espacio vacío emitir nuestra propia nota, que es nuestra nota singular. Por lo tanto les decía que para que un grupo utilice las reglas de la magia, tendrá que estar caracte¬rizado por la actividad de muchos individuos que han logrado educar su propia singulari¬dad. Es decir que cada uno irá a un grupo según la ley de su propio vacío y, ¿se puede luchar en el vacío? Solamente se lucha cuando hay algo en este vacío. No sé si la idea pueda llegar a ser más clara. Si nosotros estamos muy atentos, pero muy atentos, en cualquier situación, creamos un espacio vacío que engloba nuestra capacidad como obser-vadores y, al propio tiempo, el objeto de nuestra atención, y estamos tan atentos a aquella cosa, aquella forma, aquella situación, que creamos un vacío. En este vacío hay una reconciliación. No hay lucha en este vacío. Solamente hay lucha cuando no hay vacío, cuando no hay singularidad y cuando no hay creación. Entonces si estamos atentos, veremos por qué los Logos no luchan entre sí: cada cual tiene su propio vacío, y dentro del vacío creado en el espacio por estos Logos, existen pequeños vacíos de todos aquellos seres, que aunque dimanen creadoramente de esos Logos, tienen plena capacidad de ser ellos y constituir el principio de la propia creación. Es claro esto, pero tú no lo ves muy claro, ¿verdad?

    Pero, ¿cuándo existe un vacío en nosotros?, y al decir un vacío no quiero decir que exista una implenitud, o que exista una desolación, porque el vacío del yo creó como consecuencia la creación más allá del yo. El vacío realmente lo creamos nosotros para dar paso a una entidad que aprovechará este vacío para crear o para enseñarnos a crear. Porque en este vacío no están ni los señores de la mente, ni los señores del deseo, ni los moradores del cuerpo físico: estamos nosotros solamente. Significa esto que podemos comandar todas aquellas fuerzas que se oponen a nuestra acción creadora y a partir de aquí empezar una nueva vida, una definida reorientación hacia otros aspectos más suntuosos. Podemos decir también que el espacio que nosotros adquirimos en virtud del silencio del vacío, se puede extender inconmensurablemente hasta crear un tipo de magia que englobe muchas personas: el caso de un Adepto que engloba dentro de su ashrama a sus discípulos. Un ashrama es un vacío en el espacio, donde el Maestro enseña a sus discípulos, pero sólo penetran en él los discípulos que el Maestro previamente ha elegido. No sucede lo mismo con el campo conceptual del ser humano que, obviamente es el punto de paso de todos los elementales del pensamiento, habidos y por haber; y el deseo tampoco se sustrae de la acción, porque lo que existe allí son los señores del deseo que están trabajando por su cuenta, sin consultarnos y nosotros tampoco les pedimos cuentas , lo cual supone que estamos condicionados o bien por las fuerzas que rigen el pensamiento o por las fuerzas que rigen el deseo. Agreguen ustedes a esa situación condicionante el instinto del cuerpo, que siente sus propias apetencias, su propia línea de mínima resistencia elemental y tendremos un cuadro perfecto de lo que es el ser humano corriente; ya no digo el discípulo, el aspirante, que sin darse cuenta están crean¬do pequeños vacíos dentro de sí mismos. Y estos vacíos los aíslan completamente de la fuerza de estos señores del espacio, cuya evolución es inferior a la nuestra, y por lo tanto, su tendencia es materialista, y nos obliga a nosotros a seguir todas sus posibles modificaciones, hasta un punto en que llega un momento, como en el caso de la droga, por ejemplo, en que el individuo prácticamente ha dejado de existir y existe solamente el elemental. ¿Dónde está la conciencia del drogadicto, en ciertos aspectos? ¿O del alcohólico? Los señores del deseo y los señores del cuerpo físico se han apoderado de la conciencia, y la conciencia no puede interpretar ni enjuiciar los hechos, solamente sigue la línea de mínima resistencia impuesto por los señores del deseo o los señores del cuerpo físico.

    Pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre organismo viviente y organización?

    Respuesta: Un organismo vivo está organizado en funciones y estas funciones siguen la ley del organismo, no la ley de la organización. Por ejemplo, el hígado no tendrá que resistir la fuerza de los demás órganos, porque funcionan como un todo unido, es un organismo. Pero, ¿qué pasaría si el riego sanguíneo y el sistema nervioso fueran en desacuerdo? Por ejemplo, ¿el Logos (por decirlo de alguna manera) que tiene a su cargo dentro del cuerpo cósmico el funcionamiento del corazón está luchando con aquel Logos que tiene a su cargo los pulmones? Esto es crear una organización. ¿Se dan cuenta que es lo que sucede con los grupos actuales? ¿Pero qué sucederá si cada uno de los órganos están debidamente organizados por funciones para crear una función total? Entonces no existe organización sino un organismo viviente y, cuando se trata de un organismo viviente, existe ya la llamarada espiritual, que está inmersa dentro de este conjunto orgánico. Seguramente nosotros, no es que fallemos individualmente, y naturalmente, cuando fallamos individualmente lo primero que se nos ocurre es buscar el apoyo de los demás, porque nos sentimos inseguros, y la mayoría de los grupos que existen en el mundo son de personas que no sienten seguridad en ellos y buscan seguridad en los compañeros, en los demás, en el grupo. Y cuanto más extenso es el grupo, mayor seguridad, lo cual desde el ángulo de vista esotérico es una ridiculez, porque los grupos espiri¬tuales que actúan como organismos vivientes siempre son de carácter minoritario. No busquemos grandes grupos para interpretar la Ley, el Orden y la Justicia cósmica, siempre serán pocos aquellos elegidos entre los muchos que son llamados. ¿Por qué? Porque el precio a pagar es muy elevado y no todo el mundo está dispuesto a pagar este pre¬cio. Esto va para todos los grupos esotéricos, místicos, psicológicos o como sea, porque siempre cuando existe un grupo en el fondo hay una seguridad que se le ofrece a la persona que va a este grupo. Me pregunto y les pregunto a ustedes, si podrían progresar solos. No digo que no hay que buscar la ley de los grupos, solamente digo que la esencia es buscar la verdad por nosotros mismos, y una vez que hallamos conquistado algo de la verdad, o la verdad en si, entonces sin darnos cuenta nos sentiremos integrados en grupos; unos grupos que serán con respecto a nosotros lo que los compuestos atómicos o moleculares son con respecto a un átomo, porque los átomos siguen la ley de la afinidad química y espiritualmente se sigue la ley de la afinidad espiritual. Y cuando tengamos una facultad desvelada, la mente despierta, el corazón silencioso y recogido, y la atención constante, nos sentiremos sin darnos cuenta de ello, integrados en un grupo espiritual, en un ashrama de la Jerarquía, o al menos dentro de un grupo que está en contacto con un ashrama de la Jerarquía. Y aquí no hay misterios, solamente cuenta el intento individual, porque a medida que avanzamos por el camino espiritual, que somos conscientes del Sendero, vamos penetrando en zonas de alta inseguridad, porque la perfecta singularidad se gesta en suelos de perfecta inseguridad y los organismos están creados siempre me refiero a organismos espirituales, realmente espirituales como los Ashramas de la Jerarquía por singularidades. Y cada una de estas singularidades, por el propio contacto establecido con los niveles espirituales, no tienen fuerzas ya para la lucha, han perdido todo intento de lucha, están más allá de lo que llamamos disciplina, la disciplina es el ritmo de sus propias vidas, se sienten elevadas y no ofrecen resistencia; al revés, al contrario de los demás que para diferenciarse, para llegar a valores cualitativos de la conciencia están constantemente disciplinando sus vidas, esforzándose, y en el fondo de las fuerzas siempre hay una base de seguridad. Se busca la seguridad en las fuerzas, y nadie puede pensar que existen zonas de alta inseguridad que son la base de la propia singularidad espiritual y para llegar allí hay que educir, como les decía anteriormente, una perfecta integridad psicológica, que se manifiesta en forma singularmente individual. Es la ley del grupo, es la ley de los organismos vivientes, la que condiciona siempre el esfuerzo del verdadero investigador.

    Pregunta: Una cosa que seguramente no habías previsto, ya que no nos has hablado de ello, pero todos sabemos que has estado tres meses en Argentina, me gustaría que nos dijeras, ¿qué respuesta esotérica ha despertado en ti el trabajo que se realiza y que has realizado en Argentina?

    Respuesta: Esto es muy largo de contar. Solamente puedo decir que los públicos que he tenido el honor de enfrentar son personas como ustedes, aspirantes espirituales y discípulos que buscan la verdad y sienten confianza por aquellas personas que se les presentan de una manera clara y correcta, sin imposiciones y sin mitos vivientes, como ocurre durante todo el proceso de la investigación espiritual. Porque como decía a los amigos de Argentina viendo sus propias capacidades de acción, su propia singularidad creadora, que había llegado el momento de reorientar sus actitudes hacia sí mismos, no hacia los gurús. Allí están pasando el mismo proceso que acá. A veces viene una persona que porque viene de la India o porque viene de no sé dónde, se le asigna un carácter muy importante, pero lo que dice es a veces tan banal, tan superficial que uno se pregunta: ¿cómo, por qué la gente va detrás de esa persona, sin estar muy atentos al nivel de esa persona, a su aura magnética, a cómo reaccionen a su vida interna, que a veces ofrece muchas lagunas? Entonces ahí empezó lo que yo definía como un proceso de desmitificación, empezando yo a desmitificarme, simplemente hablando de lo que es un Ashrama, de lo que es un discípulo y que el discípulo nunca llega al Maestro si está buscando un apoyo externo y que el propósito es el mismo, siguiendo raudamente el principio del propio movimiento espiritual y dejarse llevar por uno mismo y no dejarse influenciar por los demás. Conozco mucha gente que se va a la India porque tiene que encontrar al Maestro, y si no encuentra al Maestro acá, no lo encontrará en ningún sitio, porque el Maestro está en el corazón, y es allí donde hay que hallarlo, esforzándose por encontrarlo. Lo demás es futilidad, desde el ángulo de vista espiritual es miseria. Y por lo tanto todo esto que iba estableciendo fue acogido con un gran sentido analítico y profundo de valores. Todos estaban de acuerdo, yo no sé qué harán ahora, pero en aquellos momentos había un silencio expectante como acá; y naturalmente en este silencio expectante, digo yo que había una comprensión y un deseo infinito de restablecer un orden perdido a través del tiempo y que por lo tanto mis palabras habían sido inspiradas por el propio Maestro. Y esto es lo que les decía, lo que siempre digo, pero eso no tiene importancia porque todo el mundo tiene su propio Maestro en el corazón y en cuanto se decida a buscarlo, verá que como consecuencia del hallazgo se encuentra con el Maestro que tiene que llevarlo a la Iniciación. Y entonces empieza el proceso de la búsqueda interna, una búsqueda realmente inteligente, que conduce al Ashrama y del Ashrama, en contacto cada vez más estrecho con el Maestro, a la Iniciación, pasando por grados las sucesivas Iniciaciones hasta que se convierte en un Maestro de Compasión y de Sabiduría, y continúa adelante hasta convertirse en un Logos. Todos estamos invitados a esta fiesta. Sin embargo, estamos tan predispuestos a recoger las pequeñas migajas que se nos dan, que no vemos la influencia tremenda de este pan inmenso y eterno que tenemos dentro del corazón sin movernos de acá. Y estando muy atentos al devenir de los acontecimientos, cuando nos damos cuenta de esto, tiene que empezar forzosamente otra línea de acción, y esta línea de acción, repito, será la de la revelación de la propia personalidad creadora, o sea, la edución de la propia singularidad y en posesión de la singularidad, ya estamos penetrando dentro del suntuoso marco de los moradores del espacio de alta estirpe espiritual. Solamente esto.

    Pregunta: Sin embargo, tu llegada allí, prácticamente lo que hizo fue acelerar de alguna manera un proceso evolutivo en el cual los diferentes grupos se aglutinaron en la búsqueda quizás, de esto que tú llamas “mito”, pero ¿esto no es en sí, no podría asemejarse a algún experimento que la Jerarquía está haciendo para aproximarse y tratar precisamente de ver cómo responden estos grupos a una influencia de tipo superior?

    Respuesta: Seguramente que sí. Y yo no voy a afirmarlo porque estoy dentro de este proceso. Pero el experimento de la Jerarquía está aquí y ahora. Es que el experimento jerárquico no tiene matices, es un experimento constante. Estamos experimentando aquí y es bueno que así sea. ¿Pero qué nos pasará cuando salgamos de aquí? ¿Continuaremos investigan¬do? ¿Continuaremos atentamente observando lo que sucede, o vamos a dejar que pasen las cosas por la mente o por el deseo, que nos atraviesen la voluntad, que nos condicio¬nen, que nos limiten? Este es el “ser o no ser” de la cuestión. Si nos damos cuenta de la situación exacta, o exactamente de la situación, surgirá un nuevo estado de con¬ciencia y un estado de conciencia nuevo siempre viene por efecto de la atención del Pensador o del Observador. Y cuando estamos atentos como Pensadores, lógicamente, nos damos cuenta de que existe en nosotros, en nuestra mente, algo que no va, que es la creación de los pensamientos dentro de la mente sin poder paralizarlos. ¿Por qué no se puede paralizar a los pensamientos en la mente? Porque no estamos atentos. ¿Y por qué el deseo está enseñorándose del corazón y del plexo solar? Simplemente porque no estamos atentos. Porque la atención crea un vacío y dentro de este vacío no puede subsistir ningún género de limitación. Solamente existe la potencia del Yo, el Yo que quiere, el Yo que está atento, el Yo que piensa por libre voluntad y esto es creación, esto es magia organizada. Es lo que estamos tratando constantemente aquí, de establecer una magia organizada, llevada por ustedes en una forma consciente. Habida cuenta de que creamos magia inconscientemente, porque estando en el seno de la pluralidad, esta¬mos debatiéndonos en el seno de los pensamientos inoportunos o de los deseos que “no deseamos”, hasta que llega un momento en que nos damos cuenta de la situación. Ojalá nos demos cuenta ahora de la situación. Se trata de una situación psicológica. ¿Ustedes se dan cuenta? Seguramente piensan o “son pensados” por el propio pensamiento que ustedes no pueden sostener, así como no pueden detener al deseo, cuando el deseo se manifiesta en forma ardiente y la mente es incapaz de paralizarlo. ¿Dónde está el Yo entonces? Hay una condición, siempre es el yo, que pesa como una loza sobre sí, que le impide coordinar inteligentemente, le impide utilizar los resortes de la voluntad. Y solamente se les dice a ustedes: “estén atentos”, porque la atención no es mental, uno utiliza la mente como expresión, pero no es mental la atención. La atención siempre viene del Yo Espiritual, el cual está en contacto con la Mónada, con el Espíritu Divino, que es el único que puede producir un vacío en ustedes, o en mí, o en cualquier ser humano. Y dentro de este vacío, saber elegir los moradores del espacio apropiados para crear algún tipo de magia: la magia de las costumbres que trae cada época, la magia de la cultura, la magia de la civilización, la magia del propio Yo. Esto hay que tratar de coordinarlo de una manera sintética y al alcance de su propia razón y de establecer un núcleo espiritual en sus mentes, este núcleo espiritual que es la atención personificada, hablando en términos muy científicos. Ustedes van evolucionan¬do dentro del vacío que ustedes van creando y este vacío no les desliga a ustedes del compromiso del karma, no tienen porqué dejar los estudios, la familia, la tradición. Sólo deben estar atentos, muy atentos a cuanto están realizando, y se darán cuenta entonces de que progresivamente sienten una paz dentro del corazón. La mente va que¬dando desguarnecida de valores relativos y ustedes sólo manifiestan ideas creadoras, aceptadas por ustedes, no fabricadas por el ambiente circundante, no por la imposición de cualquier gurú o de cualquier entidad espiritual que trata de condicionarles sin que ustedes se den cuenta, sino porque ustedes han comprendido la Ley y tratan de adaptarse a esta Ley. Simplemente esto. No es muy difícil comprenderlo.

    Pregunta: Al analista esotérico no se le pasa por alto, el hecho de que esta recorrida por Argentina haya despertado tanta inquietud, lo cual significa que evidente¬mente había una entidad invocativa que estaba esperando una respuesta. Pero yo me pregunto: ¿La Jerarquía de alguna manera ha cambiado o ha desviado el experimento que estaba llevando a cabo, desde hace muchos años con los Estados Unidos de Norteamérica y está desplazando su atención hacia otros sitios (Argentina en este caso), o es que la atención es paralela o simultánea en muchas partes del mundo?

    Respuesta: La Jerarquía ayuda siempre a aquellos factores que trabajan de acuerdo al Plan. Recuerdo que durante la Gran Guerra Europea iniciada en 1914 y finalizada en 1945, la Jerarquía estuvo del lado de los Aliados, facilitando incluso la extracción de los éteres akásicos, de aquella fórmula que se tradujo en la bomba atómica. Fue un Ashrama del Primer Rayo, que actuando sobre los científicos que trabajaban en el lado aliado, lo que facilitó precisamente la ecuación final que traería como consecuencia aquella bomba atómica. Al propio tiempo la Jerarquía estuvo trabajando en los éteres del pueblo alemán desviando la fórmula final del cerebro de los científicos alemanes, porque su Ley es traba¬jar en favor de la humanidad y no contra la humanidad, lo cual hubiese sucedido si Hitler hubiera ganado aquella guerra. Los planes no han cambiado en lo fundamental, pero ustedes saben de una u otra manera y por uno u otro conducto, de que se está preparando un gran acontecimiento de carácter cósmico, que es la exteriorización de los Ashramas de la Jerarquía con sus respectivos Maestros. Con el tiempo los grandes Iniciados de los Ashramas de los Maestros superiores o sea los Chohanes llevarán el peso de la economía, de la política, de la religión, de la ciencia, etc., etc. Entonces existe un Plan de preparación para la venida de los grandes Maestros y en todo esto actúan los pequeños discípulos que son los que llevan primero, el mensaje al plano físico, al mundo de las realidades humanas. Quizás estuve en este caso; nunca lo he negado y nunca negaré que soy un discípulo… Los frutos del árbol son conocidos por la cualidad del árbol; viendo los frutos se siente, se ve, se percibe la calidad de este árbol. Sucede sin embargo, lo que sucederá siempre en la vida del planeta, que nadie es profeta en su tierra. Entonces, al llegar una persona que ha hecho libros que se han editado en Argentina, que ha escuchado conferencias grabadas en cassettes, como las que estamos llevando a cabo ahora (cuyas grabaciones también han sido conocidas en ese país), y que ha estado trabajando internamente con aquel país por un periodo de más de 30 años, entonces era más conocido que acá en España. Las reuniones no eran de cientos de personas, sino de miles de personas, llenando teatros inmensos. ¿Qué significa esto? Significa que existe una tendencia a la mistificación. Yo iba allá con carácter de Mito, y allí tuve que desvanecer los mitos, hablando tal como les hablo a ustedes: que no existen mitos, que existen discípulos en distintas graduaciones y todos somos discípulos en algún grado, y que por lo tanto es Ley que el que sabe más enseñe al que sabe menos, y que el que ama más, ame mucho más que el que ama menos, y les conduzca por las sendas del amor y les inspire en este aspecto. Y en este sentido puedo decirles a ustedes que fue un éxito. Estuve dando 55 conferencias, en casi tres meses que he estado en Argentina, lo cual significa un gran cansancio mental, porque la gente en Argentina es muy vehemente, es bastante emocional en ciertos aspectos; que no tienen bastante con las conversaciones de horas y horas como acá (pero más extenso todavía), sino que después venían a consultarme pequeños problemas familiares, o bien firmar libros y todas esas cosas. Y eso es lo que me afectaba a mí precisamente, esa vehemencia. Pero he notado un gran amor en Argentina y en una entrevista que fue televisada, estuve diciendo a los amigos que me siento argentino. Aquí me siento catalán, español, castellano, como sea; allí me sentía argentino, y esto lo dije muchas veces allá, porque en cierta manera creo un vacío que me aísla del nacionalismo separativo. De todas maneras, eso no tiene mucha importancia, porque realmente no dije nada nuevo allá, fuera de lo que digo acá. Quizás utilicé otros términos, porque cada persona es distinta como aquí. Pero los grupos afiliados en distintos movimientos, se unificaron en virtud de haber llegado yo, lográndose grupos, como en Buenos Aires por ejemplo (que es una ciudad que tiene más de ocho millones de habitantes) y había allí miembros de todos los grupos, y en una conferencia en que estaban solamente los dirigentes había en la sala más de 300 personas. Y a todos dije lo mismo; la tónica siempre fue esta: “Hay que dejar las pequeñas parcelas, porque todos trabajamos para el Señor del Campo” y esta fue la nota dominante en todas las charlas y conferencias en Argentina: que sus pequeños problemas locales no tienen importancia frente al carácter sintético del grupo, y que lo que debíamos buscar era la unificación del grupo, pero no estar reunidas muchas personas juntas, eso es engañoso. Desde el punto de vista de la Jerarquía, los grandes movimientos de masas no son correctos, solamente indican un sentido innato de rebaño, porque la persona cuando empieza a singularizarse, se aparta, busca grupos cada vez más reducidos, que expresen cualidad y no cantidad. Lo mismo les digo a ustedes: no teman separarse y buscar su propia soledad individual, si ven que el grupo no se adapta a sus exigencias espirituales. Porque cuando el “discípulo está preparado, es entonces cuando surge el Maestro”. Tal es la Ley. El discípulo no debe pretender encontrar al Maestro más temprano o más tarde, sino dejarse llevar por la influencia de la Ley, dejar que la Ley actúe y la Ley espiritual siempre actúa sobre aquéllos que han educido o desarrollado su propia vida espiritual, su propia singularidad, su propio Yo Espiritual creador. Lo demás no tiene mucha importancia. Ustedes sin darse cuenta, se adherirán a grupos más o menos numerosos; si es así, traten de ser lo más correctos posible dentro del grupo. Si ven antagonismos, procuren vigilarlos, hagan un vacío, y dentro de ese vacío se asienta la ley de la fraternidad. La Gran Fraternidad Blanca vista desde planos superiores, es un gran vacío, es el vacío que corresponde a un centro del Logos planetario. Nosotros, cuando seamos un vacío integrado, como humanidad, seremos un centro correcto dentro del cuerpo etérico de nuestro Logos planetario. Mientras, tengámonos paciencia, soportémonos mutuamente mientras trabajamos aquí, y llegará un momento en que la atención, fruto de la expectación, creará en nosotros una nueva individualidad. ¡Que así, sea!

    Barcelona, 11 1 86.

    Archivo distribuido por:

    Unidad de Servicio Buena Voluntad Rosario
    http://www.sabiduriarcana.orgbvr@sabiduriarcana.org

    Descargue este archivo y otros, desde:
    http://www.sabiduriarcana.org/conferencias%2021.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s